Peñaranda es una de las figuras en las que se puede construir una nueva Selección Foto: Prensa La Vinotinto

Acabó la primera vuelta de las eliminatorias sudamericanas para el Mundial de Rusia 2018. Y Venezuela ocupa la última posición de la tabla con solo dos puntos acumulados. Después de dos empates, siete derrotas y ninguna victoria.

Brasil será el primer rival de la segunda vuelta (11-10-2016). Y a pesar de la dificultad es una buena ocasión para hacer algunas pruebas de cara al futuro.

La expulsión de Oswaldo Vizcarrondo y la amarilla que vio Alexander González, suspendido por acumulación de amarillas. Además del mal funcionamiento en la defensa y mediocampo venezolano permite que haya cambios de cara a esta segunda ronda. Le otorgan al seleccionador, Rafael Dudamel, la oportunidad de colocar otras piezas e intentar otra fórmula para mejorar la imagen.

Futuro a simple vista

Mirando al futuro (eliminatorias Mundial Catar 2022) el seleccionador podría probar algunas variantes en ataque. Dándole cabida a jóvenes que vienen empujando con fuerza. Siempre pensando en no perjudicar al equipo y si impulsar la competencia.

Alejandro Guerra no ha sido tan determinante como en facetas anteriores. Foto: Prensa La Vinotinto
Alejandro Guerra no ha sido tan determinante como en facetas anteriores.
Foto: Prensa La Vinotinto

Jugadores como Yangel Herrera, Yeferson Soteldo, Jhon Murillo o Andrés Ponce, tendrían una buena chance de ver minutos aprovechando la situación actual y la calidad de estos jugadores jóvenes. Si bien Rondón, Martínez, Añor, Guerra o Peñaranda parten por delante en el organigrama. El comienzo de una nueva vuelta en las eliminatorias, más el hecho de que es un duro rival como Brasil, le pueden abrir un hueco a alguno de ellos en ataque.

Pareciera que los jugadores con más experiencia caen en la confianza del técnico. Y se convierten mas en lunares que en aportes, cara muy diferente a la que se mostró en Eliminatorias anteriores. Vizcarrondo, Figuera, Cichero, y otros más son de los jugadores mas criticados. Además de la efectividad de cara al gol de la delantera con Rondón sin goles. Y jugadores ofensivos sin mucho que aportar.

La misión ahora del equipo es recuperar su imagen y elevar un poco el nivel mostrado para así mejorar en la tabla. Pero pensar en el futuro del combinado nacional es algo que no debe estar lejos del pensamiento de Dudamel. Al final, el seleccionador tendrá la última palabra, sin embargo es una buena oportunidad para aplicar otras fórmulas que otorguen mejores resultados a los ya obtenidos.

Información de Diario Meridiano