EFE

El escocés ha tenido que emplearse a fondo para superar su debut en el Masters 1000 de Montecarlo.

En octavos se enfrentará a Albert Ramos, que ha dado cuenta del argentino Carlos Berlocq por un doble 6-2.

Andy Murray volvía a la competición en el Masters 1000 de Montecarlo tras un mes de inactividad por una lesión en su codo derecho que le obligó a renunciar a Miami y a los cuartos de final de la Copa Davis. Y el tenista escocés ha tenido que emplearse a fondo.

Su rival, el luxemburgués Gilles Muller, es de esos jugadores incómodos, que no dan ningún ritmo. A las dudas habituales tras un tiempo sin jugar se han unido las que siente el británico en la tierra batida y también las de su primer partido en la superficie.

Y eso lo ha aprovechado Muller para situarse con ventaja en el marcador, disponiendo de dos puntos de set (con 5-3 y saque del británico) y llegando a servir, incluso, para ganar el primer parcial ( con 5-4 y saque).

Ha llegado entonces la reacción de Murray, que se ha anotado los tres juegos siguientes y, con ellos, se ha llevado el set, para desesperación de Muller, que ha destrozado una de sus raquetas.

Igualdad también en la segunda manga, decidida, de nuevo, en los dos últimos juegos.

Murray se enfrentará en octavos a Albert Ramos, uno de los tenistas más rodados en tierra batida este año (finalista en Sao Paulo, semifinalista en Río y cuartofinalista en Buenos Aires), que se ha impuesto al argentino Carlos Berlocq por 6-2 y 6-2.

Será el primer duelo entre el catalán, actual número 24 del ranking ATP (la mejor clasificación de su carrera), y el número uno mundial.

Fuente:www.sport.es

Instagram: Andresmtrck