Fotografía: Emmanuel García

El Caracas ha vencido con lo justo a un Anzoátegui ajustado a su profesionalismo, que pese a las deudas, derrocha fútbol y convicción. Los ‘Avileños’ hicieron casi nada en ataque para vencer a los orientales que emplearon, como de costumbre, su juego vertical. No obstante, esto no demerita el inmenso trabajo de los dirigidos por Sanvicente, que desde hace un tiempo parecen invencibles en el torneo local. La efectividad de Caracas no es como la de antaño, prácticamente anota cada ocasión que ve, y hoy hasta la suerte jugó de su lado. Lo cierto es que el factor principal de la victoria fue la pletórica actuación de los defensores y del arquero. William Díaz fue una máquina de rechaces y Eduardo Herrera le hizo a honor a su apodo despejando de manera felina cada embate oriental. La serie se antoja bastante apretada en Puerto La Cruz, pero por ahora, los capitalinos celebran la ventaja, arco en cero, y con un jugador menos.

El marco se celebró en un Estadio Olímpico desolado, debido a las protestas realizadas en la ciudad capital. La fecha del encuentro fue discutida, a sabiendas de la dificultad que generaría a los aficionados para asistir. No obstante, se veía indispensable la colocación del día viernes puesto que Anzoátegui se juega un pase en la Copa Sudamericana el próximo martes en Buenos Aires. Pocas personas más se sumaron a la foto que refleja el verde de las gradas centrales.

Foto: @AUFPVenezuela

En un primer tiempo escaso de ocasiones y sin claro dominador llegó la primera acción muy cerca de la media hora de encuentro. La misma fue protagonizada por Charlis Ortiz, quien recorrió el área caraqueña sin obstáculo alguno hasta llegar cerca de la línea final donde efectuó un venenoso pase hacia atrás a Jaimes para que Eduardo Herrera despejara de forma sensacional su disparo. Acto seguido, fue David Centeno el que amenazó desde afuera con un disparo certero. El ‘Gato’ otra vez estaba bien colocado. La única ocasión clara para los avileños fue por intermedio de Robert Hernández, quien remató a la parte externa de las redes un centro pasado.

Foto: Prensa Caracas FC

Como era de esperarse, la segunda mitad aumentaría en emoción. Lo que nadie se esperaba fue que la diferencia se efectuara tan pronto y alteraría por completo la trama de una segunda mitad que no falló en emociones.

A tan solo poco minutos de empezar el Caracas castigó con un extraño tiro libre que pasó todo el mundo sin contactarlo hasta caer en las redes. La pelota parada fue cobrada por el ex-Anzoátegui, Evelio Hernández; el lateral Linarez pareció que la iba a impactar y ello desconcertó a Beycker Velásquez que pudo hacer mucho más. El gol desencadenó la reacción inmediata de los vestidos de blanco. Los dirigidos por Larcamón emplearon su vertiginoso juego que acechó a una defensa ‘roja’ rezagada. No obstante, estas carecieron de demasiado peligro, pero sí bastaron para mantener a la retaguardia avileña muy atenta. En el 75′ el recién ingresado Moisés Acuña salio expulsado por doble amarilla. El lateral recibió las amonestaciones en un lapso de cinco minutos. Si los papeles estaban complicados para los locales, el hombre menos les dificultaría aún más el desenlace. A nueve del final, Ricardo Martins llevó a cabo su especialidad disparando desde lejos y propiciando un rebote de Eduardo Herrera; el balón cayó en Manuel Medori, pero William Díaz bloqueó con sapiencia su remate. Si hay algo en lo que se ha destacado el Caracas es por su maravillosa defensa y ello le salvó del ansiadísimo gol del empate anzoatiguense. En el descuento otra vez Herrera salvó una acción que fue cabeceada por Luis Colmenarez tras un pase arquitectónico de Martins. Cuando nadie se lo esperaba, fue el juvenil Edwuin Pernía que en una jugada individual se sacó un rival y envió un trallazo al travesaño. El goleador del Caracas FC ‘B’ estuvo a punto de marcar en tres encuentros consecutivos.

El ‘avileño’ consiguió su sexta victoria en los últimos 31 días, lo que habla de un Caracas que va en constante ascenso. No puede haber discusión alguna por el atisbo irreverente de los visitantes porque la defensa también juega. Su trabajo fue netamente fundamental para llegar a Puerto La Cruz con la ventaja y el valor es aún mayor cuando se habla de un rival de la talla de Anzoátegui. El encuentro de vuelta promete mucho y, como en la previa, continúa siendo de pronóstico reservado. Bien que empezamos.

@Kevin_VivaslO