Dominic Thiem jugará este domingo su primera final en Barcelona | Foto: EFE

Dominic Thiem es el primer finalista del Barcelona Open Banc Sabadell. El tenista austríaco, séptima raqueta mundial, lograba su primer triunfo sobre un número uno mundial (como hiciera Albert Ramos hace una semana en Montecarlo) al doblegar a Andy Murray por 6-2, 3-6 y 6-4 en dos horas y 15 minutos de partido.

‘Dominator’ supo encontrar la fórmula perfecta para desbordar a un Murray que sólo ha podido jugar tres partidos en Barcelona. Pero la exigencia de los rivales le ha permitido lograr, al menos, uno de sus objetivos: rodarse un poco más en la superficie.

El escocés no estará en la final, ese honor le corresponderá a un Thiem que combinó agresividad con paciencia, elaborando los puntos y haciendo correr a Andy, que, como el propio tenista austríaco admitió, “estaba algo cansado del partido anterior”.

El pupilo de Gunter Bresnik atesora todas las cualidades necesarias (golpea bien de ambos lados, sabe defenderse en la red y, por ponerle un pero, tiene un amplio margen de mejora con su saque) para plantar cara a los mejores.

Más aún cuando se encuentra en su superficie predilecta, la tierra batida, donde ya ha disputado ocho finales (con un balance de seis títulos y dos derrotas).

Thiem es el tercer jugador con más victorias esta temporada en el ATP Tour (22), sólo superado por David Goffin (24) y Rafa Nadal (27 antes de su semifinal en Barcelona).

Precisamente este último puede ser su rival en la final de este domingo. “Todo el mundo sabe a quién elegiría…”, bromeaba Dominic sobre sus preferencias para la final (Nadal o el argentino Horacio Zeballos) pero “sería un honor increíble enfrentarme a Rafa, que ha ganado aquí nueve veces. Para mí, jugar dos partidos seguidos ante rivales como Murray y Nadal es algo muy positivo”.

Fuente: Sport.es