Foto: AFP

El Lyon remontó para ganar 2-1 al Besiktas en la ida de los cuartos de final de la Europa League, en un duelo que estuvo marcado por distintos disturbios violentos, que incluso obligaron a retrasar 45 minutos la hora de inicio del duelo.

En lo estrictamente deportivo, los lioneses lograron levantar un partido que por momentos parecían tener perdido, gracias a los tantos en los últimos minutos de Corentin Tolisso (minuto 83) y Jeremy Morel (85). Antes había marcado para los turcos el holandés Ryan Babel (15).

Pero antes del fútbol y los goles, la violencia se invitó una vez más a la fiesta para deslucir el espectáculo.

El inicio del partido estaba programado a las 21h05. A las 21h10, el terreno se vació de espectadores, permitiendo 30 minutos más tarde la entrada de los jugadores, que efectuaron un corto calentamiento de 10 minutos, antes del inicio del choque hacia las 21h50.

Los hinchas que invadieron el césped procedían del fondo sur. Según un periodista de la AFP en el lugar, los aficionados querían protegerse de los objetos y petardos lanzados desde la parte superior de las tribunal.

El presidente del Lyon, Jean-Michel Aulas, tomó el micrófono para dirigirse a los hinchas, según las imágenes de televisión.

En los momentos previos al encuentro hubo incidentes en los alrededores del estadio, por un lado entre hinchas turcos y franceses, y por otro entre aficionados turcos y las fuerzas del orden, constató un fotógrafo de la AFP.

En esos últimos incidentes hubo un empleado del estadio herido, siempre según la misma fuente.

El partido tiene el nivel 4, el máximo, en la escala de valoración de riesgos en este tipo de eventos deportivos.

Fuente: www.marca.com