Foto extraída de @linea_deportes.

Guerra avisada no mata soldado. Zulia fue advertida ya dos veces en el torneo local: en marzo y el pasado jueves. No tomó cartas en el asunto. La defensa es un coladero. Sin técnica, sin velocidad, y algunos jugadores con muy mala marca. Sobre todo Palomino, mal ubicado y testarudo. Más acostumbrado al rol de ‘5’ y aún con experiencia no se adaptó. Plazas, quien era el único titular fijo atrás, también cometió un error en la salida que liquidó a los suyos y se vio flojo en el cierre del primer tanto. Los centrales reconvertidos en laterales estorbaron en el accionar ofensivo y todo se combinó para sumar otra goleada más a un equipo venezolano en Libertadores.

El Zulia pretendía aferrarse a la filosofía practicada en Montevideo. Defender, recuperarla y tocar. Algo útil cuando tienes a jugadores de muy buen pie como Orozco, Savarino y Arango. Pero aquí fue inexistente. Las canchas de afuera se le hacen gigantes a los equipos venezolanos. Las ven como una sabana y se sienten incómodos tácticamente. La distancia entre el 5 y los de adelante es bárbara, por lo que los ‘granates’ emplean un muro con sus cuatro mediocampistas que luce impenetrable.

Foto: Twitter

Como un balde de agua fría cayó el primero de los argentinos. La ilusión de arrancar puntos duró nada. Se adelantaron por medio de Láutaro Acosta tras un centro raso que atravesó toda la retaguardia venezolana. Luego del gol los visitantes intentaron reponerse con posesión de la pelota, pero el peligro fue exiguo. Savarino al 17′ amenazó con un derechazo que pasó encima del arco. Todo terminó siendo un oasis puesto que Lanús se hizo con las chances más claras. La de mayor peligro fue un cabezazo de José Sand que fue salvado en la línea de gol por un rival.

Foto: CONMEBOL

Si el tanto que abrió el marcador fue un balde de agua fría, el de Sand los terminó por congelar. Henry Plazas, confiado, y excesivamente tranquilo envió un pelotazo desde su área hacia el lateral izquierdo que fue interceptado por Pasquini quien cedió de inmediato al reconocido ariete que no perdonó a Renny Vega. Y el Lanús quería más, lo intentaba apoderándose del territorio zuliano. El tercero llegó por una falta insólita de Henry Palomino dentro del área. El recién ingresado Germán Denis galopaba hacia el área, y sin necesidad, el experimentado defensor se barrió sin estar lo suficientemente cerca del balón como para aceptar su decisión. Vega, que no tiene fama de detener tiros desde los once pasos, se lanzó ante el disparo centrado del ex-Atalanta. El resto no solo fue ánimo, sino acto de equipo endeble conceptualmente. El uruguayo Silva se deshizo de Palomino, Cuevas y de Plazas para rematar con facilidad hacia las redes. No es por machacar al experimentado contención, pero Palomino salió a presionar en falso al uruguayo y dejó en un dos contra a uno a Plazas que lo obligaba a mantenerse entre ellos y presionar con displicencia al ‘granate’ cuando este se acercaba. Era el minuto 81′. Faltaba la manita. Kerwis Chirinos controló mal un centro rival y se le anticipó Pasquini que entregó hacia el jugador de la banda que desprotegió el marabino, se la devolvió y solo, definió a gol.

Segundo gol: desde el punto intentó mandar un balón largo Plazas que cayó muy lejos de Cuevas. Ante el anticipo, los delanteros se hallaban solos.
Cuarto gol: Palomino salió en exceso de su zona para presionar a un contrincante que estaba acompañado. El equívoco intento propició un tres contra tres con mucho terreno. Cabe acotar que el contención debió haber estado más atrasado para no incitar la salida de Palomino.
Quinto gol: luego del osado control de Chirinos, Plazas asumió la posición de stopper ubicándose en una distancia media entre el volante y el delantero. Palomino no cerró a tiempo y le dejó un espacio libre a Pasquini para definir.

Desde el principio Zulia conocía lo complicado de este grupo. Si aspira a octavos de final, es obligatorio vencer en la revancha en el ‘Pachencho’. Herve Kambou es indispensable, figura en Parque Central, con él al menos a 5 no hubieran llegado. Ya es la tercera vez que le anotan esa cantidad de goles a Zulia. Daniel Farías tiene que sentar cabeza y ver qué está mal.

@Kevin_VivaslO

  • carupanero

    Este Zulia me sigue demostrando que esa victoria ante el bolso en Montevideo fue de esas meras casualidades que se dan en el fútbol. 10 goles en dos partidos, como que se aterran con el color granate. Bah es un equipo chico que ficharon bien para lo que es el fútbol venezolano, pero fichar a Arango, Orozco y CIA no bastan para competir al nivel de la CL. Veremos que ocurre en Maracaibo.

    • ArrebataO

      PANA PARA MI ES MAS CULPA DE ESE DT MEDIOCRE Q DEL EQUIPO, ZULIA TIENE CON Q COMPETIR ALMENOS PARA NO PERDER 5 A 0 , PERO HASTA EN EL TORNEO LOCAL CREO Q HACE POQUTO TAMBIEN PERDIERO 5 A 0 OSEA ESO YA ES CULPA DEL DT, AQUI EN VENEZUELA JUEGAN UN PARTIDO BUENO DONDE GOLEAN Y LUEGO AL SIGUIENTE SALEN GOLEADOS ESTE EQUIPO NO TIENE CONSISTENCIA FUTBOLISTICA NI UNA FORMA DE JUEGO JUEGAN A LO Q LES SALGA POR FALTA DE UN DT SERIO, ASI ERA EN EL TACHIRA EL GORDOO DE MI ERDAAA NO SABIA NI DIRIGIIR A SU EQUIPO EL MISMO ZURDO ROJAS DIJO Q AVECES TENIA Q AYUDAR A DIRIGIR AL EQUIPO CUANDO EL DT ESTABA AGUEVONIADOOO Y NO SABIA Q HACER BUIJIJIJI SEGURO CON CHAMPIONS MARCANO LA COSA FUERA DISTINTA

      • carupanero

        A ver, si y no. Si, ya que el planteamiento que le funcionó en Montevideo lo volvió a repetir. No, porque le faltó al equipo un trabajo táctico para neutralizar a Lautaro Acosta y cuando se dieron cuenta lo rápido del jugador querían marcarlo pero no sabían como y dejaron muchos espacios que propiciaron errores infantiles. Daniel sabemos que como DT siempre será el hermano de Cesar, pero no hay que negarle que cuando le consigue la vuelta a las plantillas que dirige gana torneos.

        • Kevin Vivas

          Algo que he notado en los partidos de Zulia también, es que los rendimientos de Unrein y Guaycochea han estado bajísimos.