Curry con una bandeja ante Harden. Foto: Goden State media

Pérdidas, mucho hierro y pobre transición defensiva. Exactamente lo que hay que evitar contra los Golden State Warriors. Y más si hablamos de esta versión 2015/16 de los de la Bahía que resulta prácticamente imparable con ventajas. Los Houston Rockets salieron y sintieron una lluvia imparable de puntos. Primero fueron los cortes de Klay (25 totales, 20 al descanso) y las transiciones (hay que cuidar el balón…) y después el movimiento, con y sin balón, los triples y un Andre Iguodala (12+6+6) que llega al momento clave de la temporada en un estado de forma como poco interesante.

Después del tirón de campeón que dieron los de Oakland (37-20 al final del primero y +22 de máxima en el segundo), los Rockets se levantaron del casi KO porque son un equipo que se levantaría de su propia tumba. Y esta vez con mérito extra porque no entraban los triples (5/31… muchos bien defendidos pero otros no tanto). James Harden, que no metió un tiro en todo el partido pero sumó su vigésimo triple-doble (5/20, 1/9 en triples-preocupa su dolorida muñeca izquierda), cambió la inercia del juego y volcó sus esfuerzos en la segunda vertiente más peligrosa de estos Rockets (solo tienen dos): los puntos en la pintura. Solo con el pick&roll Harden-Capela y el millón de tiros libres (una pasada…35/39, 23 más que los Warriors), los locales consiguieron que hubiera partido hasta el final. Con eso les bastó para superar de nuevo el centenar, pero para ganar a los Warriors van a necesitar bastante más…

Lou Williams y Trevor Ariza se quedaron cortos (1-11) en triples para ambos. Los Warriors impresionaron con su movimiento con y sin balón, otra vez y aunque se nos olvide de vez en cuando, la defensa: durante esta racha de ocho triunfos, los de Oakland solo han permitido 94,9 puntos cada 100 posesiones, la mejor marca de la competición con más de tres puntos de diferencia (CBS). Gigante Draymond Green, torcedura de tobillo incluida.

Y luego está Curry, claro. El dos veces MVP se fue hasta los 32 puntos, capturó 10 rebotes, repartió siete asistencias y decidió el partido con cinco faltas personales.Da igual que falle tres tiros o pierda tres balones, los Warriors necesitan esta versión valiente que mantiene en estado de alerta a las defensas rivales (miedo). Sí, los campeones de 2015 juegan a día de hoy como el mejor equipo de la NBA (junto con los Spurs). Y lo hacen sin Kevin Durant.

Tres datos: dos para Golden State y Curry; uno para Harden

-Steve Kerr tuvo una noche histórica, pues alcanzó las 200 victorias como técnico; además, su equipo consigue por tercer año consecutivo la marca de los 60 triples.

-Harden es el primer jugador en superar los 2000 puntos y 2000 asistencias en una misma temporada.

Fuente: www.as.com