Los cadáveres de cuatro alpinistas han sido descubiertos en una tienda en el Everest, según ha confirmado una empresa dedicada a organizar expediciones a la montaña más alta del mundo. Desde que se inició la temporada se han producido diez muertes, la mayoría de ellas por una mala aclimatación a la altura.

Los cuatro cuerpos ha sido descubiertos el martes en el Campo 4, situado a 7.950 metros de altitud por expertos socorristas que salieron en busca del alpinista eslovaco Vladimir Strba, fallecido el pasado domingo.

“Nuestros expertos encontraron los cadáveres en el interior de una tienda. Aún no sabemos quienes son ni como encontraron la muerte”, explicó Mingma Sherpa, director de Seven Summits Trek, una agencia establecida en Katmandú que organiza al mismo tiempo expediciones y operaciones de rescate en el Everest.

Los medios de información locales aseguran que se trata de dos alpinistas extranjeros y dos guías. El agente del gobierno nepalí de campo base no ha podido ser localizado por el momento.

El pasado fin de semana cuatro escaladores perdieron la vida en la montaña más alta del mundo, entre ellos Vladimir Strba y el médico norteamericano Roland Yearwood. Los dos se encontraban por encima de los 8.000 metros, en el espacio que se denomina ‘zona de la muerte’ puesto que la altitud y la falta de oxígeno multiplican los riesgos del mal de altura deteriorando el buen funcionamiento de los órganos del cuerpo. Esta zona desde el punto de vista geográfico es extraordinariamente compleja.

El cuerpo del alpinista indio Ravi Kumar, de 27 años, fue localizado el pasado lunes, dos días después de que hubiera hollado la cima a 8.848 metros. Tras su gesta, el equipo perdió contacto con él or lo que se organizó una operación de rescate.

Las ascensiones al Everest se han puesto de moda. Desde que se inició la temporada 382 alpinistas han pedido permisos para atacar la cima por la vertiente Sur, la más comercial y asequible. Por la vertiente tibetana solo han pedido escalarla 120 montañeros.

Fuente: www.sport.es