Foto de: Prensa Leones

Rondón, Tovar y Betancourt van por la herencia de Vizquel, Scutaro y Pérez

Alfredo Pedrique no puede esconder su sonrisa cada vez que le toca hablar del presente y futuro del infield de los Leones del Caracas. Cleuluis Rondón, Wilfredo Tovar y Javier Betancourt encabezan el legado dejado por Omar Vizquel, Marco Scutaro, Tomás Pérez y Álex González, quien cumplirá su última temporada como pelotero activo.

“Comenzamos muy bien, tenemos una buena química” señaló Rondón. “Este año tenemos más experiencia y estamos jugando más tranquilos, aunque no es tan cómodo cubrir esas posiciones que han tenido tanto peso dentro de los Leones del Caracas”, añadió.

“Cubrir la posiciones de figuras que han sido mi ejemplo a seguir como Omar Vizquel, Marco Scutaro, Tomás Pérez y Gregorio Petit no es nada fácil”, confesó Betancourt. “La fanaticada tiene en su mente un video de todo lo que ellos hicieron y no esperan menos de nosotros”.

¿Pero pueden estos jóvenes peloteros cumplir con esas altas expectativas?

“Estamos trabajando para ello”, responde Betancourt. “En el primer juego estuvimos en el infield e hicimos un gran trabajo. Tovar hizo una jugada sorprendente en la antesala”.

Wilfredo Tovar llegó a los Leones del Caracas desde los Bravos de Margarita. Desde los entrenamientos en Guacara ha sorprendido por su destreza defensiva. Además en su estreno en el estadio Universitario disparó cinco imparables por primera vez en su carrera.

“El trabajo duro es la clave del éxito para un pelotero”, destacó Tovar, mientras le agradecía a sus compañeros por integrarlo rápido a la manada. “Rondón, Betancourt, Harold Castro, Yhoxian Medina y yo hemos hecho una gran camaradería. Sabemos que unidos vamos a ganar la batalla”.

El juego que los relaja

Estos jóvenes infielders reconocen que no es fácil manejar la presión de vestir el uniforme del equipo con más títulos en la LVBP, por lo que se idearon un juego que les baja la presión antes de cada desafío.

“Ese juego consiste en darle un pequeño golpe al otro cuando esta desprevenido”, relata Tovar entre risas. “Es bastante bueno porque nos mantiene activos, nos reímos y nos baja la presión”, añadió.

Para Rondón ese tipo de juego los ayuda a mejorar la química. “Es muy bueno pero a la hora de estar en el terreno, ya no hay juegos”, dijo. “Siempre estamos haciendo contacto visual en cada pitcheo para estar listos para las jugadas de rutina”.

Por: Carlos Duarte / cduarte@grupo-un.com