Quizás la historia de Pablo Sandoval tenga un final feliz después de todo. ¿A caso no es el optimismo desenfrenado uno de los mejores aspectos de los entrenamientos primaverales?

Comencemos por lo fundamental. el venezolano ha tenido una gran pretemporada por los Medias Rojas. Se ha estado moviendo bien en la tercera base y batea .362 en Liga de Toronja.

Sandoval estará en el lineup de Boston para el Día Inaugural. Pero eso no era un hecho cuando los Patirrojos se reportaron a los entrenamientos. De hecho, el club no sabía qué esperar.

Boston estaba consciente de que Sandoval había bajado de peso y que se había puesto en forma. También sabían que estaba recuperado de la lesión en el hombro derecho que le puso fin a su campaña en el 2016 en abril después de apenas tres juegos.

El manager de los Medias Rojas, John Farrell, dijo que le notó otro tipo de “confianza” a Sandoval desde el momento que el infielder llegó a los entrenamientos este año. Los jugadores del equipo también han tenido una buena impresión.

“Me emociona estar saludable”, dijo Sandoval. “Si estás saludable, vas a poder hacer muchas cosas en el terreno de juego. Eso es lo que más contento me tiene.

Sandoval tiene apenas 30 años de edad, algo que quizás sea sorprendente. El oriundo de Puerto Cabello tenía 22 años de edad cuando hizo su debut de Grandes Ligas por los Gigantes en el 2008 y fue parte de los tres equipos de San Francisco que ganaron la Serie Mundial en espacio de cinco años.

Sandoval se convirtió en una de las figuras más populares en la historia de los Gigantes. También fue uno de los más propensos a las rachas, buenas y malas.

Cuando le va bien, Sandoval ha sido tan bueno como cualquier otro jugador de Grandes Ligas, Pero cuando cae en baches, más no se puede enfriar.

Sandoval tuvo apenas tres turnos al bate en la Serie Mundial del 2010. Dos años después, le iba tan mal en la recta final que el capataz Bruce Bochy ponderó dejarlo en la banca. Afortunadamente, no fue el caso. Sandoval se encendió y terminó siendo reconocido como el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial del 2012. Esa es la parte de su juego que Sandoval – ni ningún otro jugador – pueda entender.

Sandoval tuvo otra gran Serie Mundial en el 2014 y posteriormente firmó con los Medias Rojas como agente libre por cinco años y US$95 millones.

El 2015, su primera temporada en Boston, fue la peor de Sandoval como ligamayorista, ya que terminó con un OPS (porcentaje más slugging) de apenas .658 y cometió 15 errores defensivos. El año pasado, no llegó en forma a los entrenamientos y en abril quedó fuera de acción debido a una lesión en el hombro.

El panda Sandoval parece haber vuelto en su totalidad

“Estoy bien”, dijo Sandoval. “He pasado por muchas cosas. Uno aprende mucho. Tienes que ser fuerte mentalmente. Si eres fuerte, puedes superar esas cosas. Dejé todo a un lado y comencé a trabajar para mejorar”.

Sandoval agregó que agradece el apoyo que ha recibido de parte de los Medias Rojas, pero en realidad probablemente incidieron los casi US$60 millones que restan en su contrato y el hecho de que el club no tiene muchas opciones para la tercera base.

“Eso es lo bueno de esta organización”, dijo Sandoval. “Me respaldaron e hicieron todo lo posible por apoyarme. Siempre les estaré agradecido por eso. Quiero volver a jugar por mis compañeros de equipo y mis fans, pero también por la organización que confió en mí y me apoyó”.

Boston encabezó las Grandes Ligas en el 2016 en carreras anotadas gracias a una alineación construida alrededor de tres jugadores jóvenes de lujo: los jardineros Mookie Betts y Jackie Bradley Jr. y el torpedero arubeño Xander Bogaerts.

Los Medias Rojas son los favoritos para volver a ganar el Este de la Liga Americana, con o sin Sandoval, quien probablemente batee en la parte baja del orden ofensivo. Pero si Sandoval logra volver a general su magia, el lineup de Boston sería aun más profundo. Y sería una recompensa para un muchacho simpático que ha trabajado mucho para volver a encaminar su carrera.

“Me emociona ser parte de este club”, dijo el panda. “Tenemos un buen equipo. Tenemos un buen grupo y nos divertimos. Hay muchachos jovenes, algunos veteranos y un buen cuerpo monticular. Creo que la vamos a pasar muy bien este año”.

Fuente: m.es.mlb.com