Un partido muy complicado que permite mantener al Leicester City de primeros en el Grupo G. Foto: Prensa Oporto FC

El Porto no consiguió pasar del empate (1-1) en casa ante un Copenhague que jugó durante 25 minutos con un hombre menos pero que supo plantarse de forma segura sobre el césped para defender el resultado.

Los “dragones” saltaron al césped demostrando que querían dominar el partido, aunque el Copenhague fue capaz de darles un aviso en los primeros minutos gracias a un remate de cabeza de Santander que fue bloqueado por Casillas.

Aun así, fue el Oporto quien abrió el marcador en el minuto 13. El joven delantero André Silva, que debutó este mes con la selección portuguesa, dejó el balón a Otávio con un pase de tacón y el brasileño, desde el borde del área, envió a las redes una bomba imparable para el portero rival.

Tras el gol, el Oporto siguió manejando el juego aunque sin crear demasiado peligro. La oportunidad más clara para aumentar su ventaja llegó casi al final de la primera parte en una jugada iniciada por Óliver, que dejó el balón a Corona en la banda derecha. El mexicano envió un pase peligroso al corazón del área, pero el portugués André Silva no llegó a rematar por apenas un metro.

Ahora le tocó a los del Copenhague

En la segunda parte, los “dragones” cometieron el error de dejar crecer al Copenhague y acabaron pagándolo caro cuando los visitantes empataron el encuentro en el 52’.El delantero danés Cornelius bajó un balón en el segundo poste y, tras superar en varios toques a una defensa confundida del Oporto, coló la pelota en la portería por encima de Casillas.

La suerte del equipo blanquiazul podría haber cambiado cuando el árbitro expulsó a Gregus por doble amarilla en el 67 y dejó a los daneses con un hombre menos, pero no fue así. Aunque los portugueses retomaron el control del partido y protagonizaron varias incursiones en el área rival, no consiguieron materializar su dominio en goles ante una defensa del Copenhague muy segura.

A diez minutos del final, Espírito Santo decidió apostar por el joven Diogo Jota, que juega en los “dragones” cedido por el Atlético de Madrid.Los minutos finales del partido fueron un asedio continuo del Oporto a la meta de Olsen, incluido un cabezazo de Óliver que salió rozando el travesaño, pero los blanquiazules no lograron cambiar el resultado.

Con este resultado, el Oporto y el Copenhague figuran segundo y tercero, respectivamente, en el Grupo G, que lidera el Leicester tras vencer hoy al Brujas.

(Fuente: www.deportes.televisa.com)