Este Miércoles Bautista despachó cuadrangular por todo el Left field en la alta del octavo inning, para colocar el juego 8-4 manteniéndose abajo en el marcador los Blue Jays. Sin embargo, José Bautista al conectar el jonrón lanzó el bate de manera de celebración, conocido como “Bat Flip”, algo que no es nuevo en la personalidad del pelotero. Al salir en su recorrido por las bases, dejó la mirada fija en el lanzador Eric O’Flaherty, cruzando por primera base Johan Camargo le dijo algunas palabras al toletero, pero el de Toronto lo pensó dos veces para seguir su carrera. Al llegar a la registradora el receptor de los Bravos de Atlanta, Kurt Suzuki lo esperó para intercambiar palabras con él.

Foto cortesía de: @BlueJays

¿Actitud soberbia de José Bautista?

Bautista inmediatamente pidió disculpas y le dejó saber al receptor que falló en su actitud, sin embargo esto no impidió que las bancas se vaciaran. Luego de finalizar el encuentro, Bautista pidió disculpas publicas, admitiendo su error, lo que para muchos debería ser la actitud de un caballero, otros lo señalan por ser de alguna manera arrogante.

En mi opinión, esto ya es algo normal en el béisbol, ¿Se imaginan el fútbol sin celebraciones? No, cierto. Quizás no fue el mejor momento, pero cuando tu equipo cae por 5 carreras y no has podido producir para la causa de tu novena, ¿Qué debes hacer al conectar un gran cuadrangular por lo más lejos del jardín izquierdo?

A pesar de las disculpas, este jueves en el último juego de la serie que finalizó 9-0 a favor de Toronto, en la primera entrada del encuentro José Baustista recibió dos lanzamientos en su primer turno, por parte de Julio Teheran. El primero muy pegado a la rodilla, el segundo fue directo, un poco más abajo de la cintura, ambos de manera descarada, ¿ Y qué hizo el RF de Toronto? Nada, recibió su pelotazo, que a pesar de ser “anti-ético” es ya casi una regla en béisbol. A mi criterio, la actitud de Bautista fue la mejor y estoy seguro que de haber sido algún otro pelotero de la trayectoria de él, la respuesta quizás no hubiese sido la misma.

Fuente: Andrés Bolívar

Twitter: @Mandrees_