Foto: Elconfidencial.com

Este jueves arranca el Shell Houston Open, en la ciudad de Texas, torneo perteneciente al PGA Tour y último test para todos los jugadores de cara a la siguiente gran cita, el Masters de Augusta, primer Grande de la temporada que ya espera, del 6 al 9 de abril en el Augusta National.

Y en Houston tendremos doble representación española, el joven de Barrika y que deslumbró en el reciente Mundial Match Play, Jon Rahm, y el canario Rafa Cabrera-Bello, que también realizó una buena actuación en el campo de Austin (Texas). Ahora los dos quieren probarse de cara al Masters, en un campo con unas condiciones bastante parecidas.

Rahm, que cada vez se acerca al Top10 mundial tras disputar la final del Mundial ante Dustin Johnson, llega a la cita de Houston un poco cansado pero con ganas de afrontar el torneo del PGA Tour y quién sabe si podrá luchar por la victoria tras el momento dulce de forma por el que pasa.

RAHM VA LANZADO

Lo cierto es que el vasco de 21 años lleva unos registros de espanto. En solo nueve apariciones esta temporada en el PGA Tour, ha logrado pasar todos los cortes, logrando cuatro Top5, con la victoria en el Farmers Insurance Open, con una tercera plaza en México, en la primera prueba de las Series Mundiales, y su reciente subcampeonato en el Mundial Match Play.

Por su parte, Rafa Cabrera-Bello también se prepara de cara a la cita del Masters, en un buen momento de juego, que, desafortunadamente, no lo pudo llevar a las eliminatorias directas en el Mundial Match Play al caer en el desempate en la fase de grupos.

El Shell Houston Open cuenta con bajas notables como las del número uno del mundo, Dustin Johnson y ganador en Austin, el norirlandés Rory McIlroy, el australiano Jason Day, al lado de su madre recién operada de cáncer, o el japonés Matsuyama. Tampoco lo hará el castellonense, Sergio García. Todos han preferido descansar antes de desplazarse a Augusta para empezar a preparar el Masters.

DOBLETE DE SPIETH EN AUSTIN Y HOUSTON

Quién si estará en Houston es el tejano Jordan Spieth, que no se pierde la cita cerca de su casa, ni tampoco jugadores como Henrik Stenson, Adam Scott o Ricky Fowler, que no estuvieron presentes la semana pasada en Austin y que prefieren jugar en Houston, con unos greens rápidos como los de Augusta, para afinar su juego de cara a la semana siguiente.

Para los que no tienen todavía asegurada su plaza en el Masters, ésta es su última oportunidad ya que el ganador podrá viajar hacia Augusta el lunes siguiente, para disputar el torneo que más desean ganar los profesionales del golf. Defiende la victoria el estadounidense, Jim Herman. ¿Quién será el afortunado este domingo? Veremos si puede ser Rahm o Cabrera Bello.

Fuente: www.sport.es