Foto de: AFP

El Sporting de Portugal perdió de local por 2-1 con el Borussia Dortmund

La esperanza del Borussia Dortmund de acabar primero de su grupo permanece intacta. En Lisboa asestó un golpe casi definitivo para sellar su billete a octavos gracias a un primer tiempo de nota. Aubameyang y Weigl dejaron el partido encarrilado pero los de Tuchel tuvieron que sufrir para salir indemnes del acoso luso.

Un gol de Bruno César garantizó la agonía para el conjunto alemán pero no evitó que el Dortmund saliese con una sonrisa del José Alvalade. Que la visita a Lisboa no iba a ser un paseo lo tenían claro los de Tuchel. Sin Reus, Schürrle o Schmelzer, el conjunto alemán decidió olvidarse de las bajas y salió con el rodillo en la mano para no dar opción al siempre combativo Sporting de Jorge Jesús.

El primero en pasarlo fue Aubameyang, que a los diez minutos puso el turbo para dejar a Semedo en evidencia y encarar a Rui Patricio, al que salvó con un toque sutil para levantar el balón.

El Sporting pudo reaccionar a la media hora de juego con un mano a mano que Bürki salvó ante Elías. El partido parecía roto y ahí el Dortmund se divierte como pocos. Una y otra vez percutió por las bandas y pudo reventar el choque en un último cuarto de hora del primer tiempo casi perfecto. Aubameyang dispuso de hasta tres ocasiones inmejorables para hacer el segundo pero fue Weigl quien se encargó de ampliar distancias.

La remontada para los portugueses se antojaba complicada

El joven mediocentro del Dortmund sigue deslumbrando y su delicado trabajo en la zona ancha empieza a sumar cada vez más una importante llegada desde segunda línea. Al filo del descanso soltó un latigazo desde la frontal y silenció el José Alvalade. La remontada para los portugueses se antojaba harto complicada.

No se respiraba agobio en el área alemán hasta que Bartra se equivoco en una cesión sobre Bürki. Bruno Cesar recortó distancias y la caldera de Lisboa tomó temperatura. Le entraron los calores al Dortmund, que terminó pidiendo la hora ante un Sporting volcado. El empuje no fue acompañado de puntería y la reacción lusa se quedo a medias. El panorama del grupo se aclara y el Dortmund ya prepara su asalto al Bernabéu. Por ahí pasará el privilegio de ser primero.

Fuente: Marca