Foto de: Cortesía

El foráneo confesó que pidió su liberación de Leones para poder uniformarse temprano

Para enamorarse no hace falta mucho, dicen por allí, y Brock Stassi puede dar fe de ello. En apenas 18 juegos, 13 en la temporada regular y cinco en los playoffs, el norteamericano se enamoró de la pelota criolla.

“Venir la temporada pasada me permitió darme cuenta de lo que podía esperar de Venezuela”, indicó Stassi, quien se estrenó en la LVBP con el uniforme de los Leones. “Me encanta jugar aquí y eso lo hace todo mejor. Creo que me gusta más jugar aquí que en los Estados Unidos, para ser honesto”.

El oriundo de Sacramento, quien ligó para promedio de .304 con un par de remolcadas en su breve experiencia en la temporada regular con los melenudos, disfrutó tanto de la misma que su deseo por revivirla lo más pronto posible fue lo que lo terminó llevando a Tiburones. “Leones me tenía en la lista de reservas para la segunda mitad”, contó el inicialista. “Yo quería jugar desde la primera parte, así que les dije que si no iba a poder hacerlo con ellos, me gustaría firmar con otro equipo. Me dieron mi liberación y afortunadamente ese día Jorge (Velandia, gerente deportivo del club salado) estaba en Lehigh Valley, donde yo estaba jugando, y fui directo hacia a él y le dije que si tenía un lugar para mí estaría contento de tomarlo”.

En sus primeros dos juegos con los escualos, partiendo en ambos como tercer bate, Stassi sacudió tres hits en nueve turnos (.333), incluyendo un jonrón decisivo el viernes.

“Aquí no importa dónde fuiste drafteado o cuánto ganas, se trata de ganar. Me quedaré todo lo que pueda y espero ayudar a Tiburones a ganar el campeonato”, agregó.

Por: Andres Espinoza / aespinoza@grupo-un.com