foto de: AFP

Por primera vez en la historia, la legión de venezolanos en las mayores alcanza las cinco centenas de cuadrangulares

Desde que Alejandro “Patón” Carrasquel conectara el primer jonrón para un criollo en las Grandes Ligas, por allá en 1939, se han conseguido 6.955 batazos de vuelta completa en la historia de los venezolanos en el mejor beisbol del mundo.

Sin embargo, ningún año ha sido tan productivo en lo que respecta a batazos de vuelta completa como el 2016.

Lo que se ha vivido esta zafra ha sido algo sin precedente alguno. La fuerza de los bateadores criollos ha estado presente a lo largo de todo el año, al punto de establecer nuevas marcas para la legión de peloteros vinotinto en las Grandes Ligas.

Atrás quedaron los 438 cuadrangulares que se conectaron el año pasado como la marca de más batazos de vuelta completa para los peloteros nacidos en la tierra de Bolívar.

La nueva cifra

Ahora bien, la nueva cifra, implica llegar un poco más allá del medio millar de conexiones de cuatro almohadillas en las mayores.

Son 505 los batazos que se han despachado antes de la jornada de este lunes, para establecer una nueva marca que luce impresionante, si se analiza que solo en una ocasión se habían superado los 400 jonrones en un año en la historia de los venezolanos en el big show.

Y es que en los últimos cinco años, la cifra de cuadrangulares solo ha venido en descenso en un par de oportunidades. De resto, todo ha sido crecimiento para los bateadores criollo en la MLB.

Esta nueva marca se ha apoyado en una decena de criollo que han cosechado 20 o más batazos de vuelta completa en lo que va de temporada regular, lo que representa también una nueva marca.

Pero no todo es gracias a esas dos decenas de criollos que han soltado más de 20 cuadrangulares este año.

En total, han sido 55 venezolanos los que han conectado al menos un batazos de vuelta completa en lo que va de temporada regular, estableciendo otra marca para la delegación patria quien ha visto cómo evolucionó de ser una tierra de peloteros netamente defensivos a ser una de paleadores imponentes en la gran carpa.

Sin duda que la zafra de 2016 ha sido la cosecha de más poder que ha exportado el país sudamericano al mejor beisbol del mundo y, quizás, aún están lejos alcanzar el tope de su generación.

Por: Antonio Ojeda